Mitos sobre sexualidad II

1 Jul, 2013

Author:

no comments

Sexo anal: las caricias anales
Descripción: Las caricias anales son una muy buena manera de iniciarse delicadamente en la práctica del sexo anal ya que las puede hacer cualquier miembro de la pareja y es un modo de descubrir  si el tema te interesa o no. Además, se pueden hacerse en los preliminares o como complemento de cualquier otra práctica.
Placer: La zona anal está plagada de nervios y es una de las zonas erógenas importantes del cuerpo humano. Por eso las caricias o el roce suelen ser el inicio de un estado de excitación inminente.
¿Duele?: Siempre que las caricias sean hechas con delicadeza no tiene por qué doler.
Precauciones: La higiene, como en cualquier otro tipo de relación sexual, es básica. La proximidad del ano y del clítoris y las caricias entre los miembros de la pareja pueden provocar una propagación de bacterias por lo que se necesario tenerla en cuenta.
¿Y él?: La zona anal del hombre es de una sensibilidad nerviosa comparable a la del pene, por eso los tocamientos anales suelen darle mucho placer, a los heterosexuales también. Sin embargo, esta parte de la anatomía suele asociarse con el concepto de dominación y los prejuicios, por eso muy pocos son los que se dejan hacer.

Sexo anal: juguetes sexuales  
Descripción: La penetración anal puede llevarse acabo con la ayuda de variados objetos: vibradores, perlas anales, plugs, penes vibradores… La gracia del juguete sexual es que puede ser de diferentes y originales formas y lo pueden utilizar ambos miembros de la pareja cuando asi lo deseen.
Placer: Suele considerarse agradable ya que produce gran estimulación en las terminaciones nerviosas del ano y el movimiento dentro-fuera del coito anal puede llevar al orgasmo.
¿Duele?: Este tipo de penetración produce una sensación nueva y sorprendente, aunque el primer reflejo sea el de contraerse. El movimiento puede ser doloroso si se hace con demasiada violencia o profundidad. Por eso es importante prestar siempre atención al cuerpo y no dudar en lubricar en abundancia cuando se utilicen juguetes. Los geles que hay en el mercado con ese propósito suelen ser muy buena solución.
Precauciones: El coito anal es tres veces más peligroso que las relaciones vaginales en lo que a la transmisión de enfermedades infecciosas se refiere ya que la zona está directamente en contacto con las bacterias del recto. Por eso es tan importante limpiar bien los juguetes sexuales antes y después de utilizarlos, sobre todo si se utilizan primero en la zona anal y después en la vaginal.
¿Y él?: Aunque nunca se sabe si hay que proponer este tipo de penetración a la pareja, lo cierto es que el punto G masculino se encuentra en la pared anterior del recto, en contacto directo con la próstata, por lo que de común acuerdo, no se lo debería perder.

Sexo anal: analdigitus  
Descripción: Es la penetración de los dedos en el interior del ano.
Placer: Es una práctica extendida en la masturbación femenina y suele complementar las caricias anales que estimulan dicha zona erógena. Hay mujeres que comparan esta penetración con la vaginal, obteniéndose mayor placer si se estimula el clítoris en simultaneo.
¿Duele?: Con los dedos suele ser menos doloroso que con el pene o los juguetes sexuales. Las caricias que se dan previamente hacen que la zona se relaje, además humedecerla con un lubricante hidrosoluble evitará que se irrite y lo hara mas placentero..
Precauciones: Las manos son portadoras de muchas bacterias, por lo tanto es importante tenerlas limpias antes de cada relación, mas aun en las anales.
¿Y él?: Puede ser un primer paso antes de iniciarse en los juguetes sexuales. Como hemos explicado en apartados anteriores, la penetración rectal es para el hombre sinónimo de placer y el hecho de no utilizar objetos externos hace que sea algo más íntimo, pero los juguetes sexuales, son un muy buen complemento.

El sexo anal: la sodomía 
Descripción: Es la penetración (casi siempre fálica) del ano.
Placer: Una vez desaparece el miedo, si la pareja se muestra relajada la excitación puede alcanzar el orgasmo. Esta postura es muy preciada por los adeptos a las relaciones dominante/dominado.
¿Duele?: Siempre que se haga con delicadeza no hay razón para hacerse daño. Sin embargo, el uso de lubricante está altamente aconsejado porque evita riesgos de microroturas y sangrados.
Precauciones: Como en el caso de la mayoría de relaciones sexuales es extremadamente importante utilizar preservativo desde el inicio de la penetración para evitar el contagio de bacterias y, sobre todo, la transmisión del sida.
¿Y él?: Para el hombre la sodomía suele ser agradable de practicar porque el pene fricciona más en el ano que en la vagina y el movimiento dentro-fuera es más eficaz.

El sexo anal: el anulingus 
Descripción: es el contacto oral en la zona anal.
Placer: Hay muchas personas que pueden alcanzar el orgasmo por medio de esta práctica ya que estimula una zona reactiva sin pasar por la penetración. La postura más adecuada es la del galgo porque permite acceder a la zona anal con facilidad.
¿Duele?: No hay dolor pero si posibles molestias pues es una zona delicada.
Precauciones: Hay quienes optan por una ducha a dos antes de empezar porque en este caso la higiene es primordial y los riesgos sanitarios son mayores. Sin protección, esta práctica puede contagiar herpes, condiloma, hepatitis y VIH.
¿Y él?: Si no dudas sobre la higiene de tu pareja y éste no tiene prejuicios con respecto a esta práctica podéis llevarla a cabo sin problemas, ya hemos dicho que la zona rectal masculina es extremadamente reactiva.

Sé Sociable, no te vayas sin Compartirlo!

Deja un comentario